El sindicalista cuestionó que la Justicia de Faltas haga “la vista gorda con algunos personajes, delincuentes”. Y se adelantó: “Hoy es el Pelado, pero mañana va a ser un melenudo y van a seguir violando la ley.

El último lunes por la noche, Juan “Pelado” Rossi fue interceptado en un control de tránsito en la avenida Los Inmigrantes, a bordo de un furgón Toyota sin la documentación obligatoria para circular.

En virtud de esto y siguiendo la normativa vigente, los inspectores dispusieron el secuestro del vehículo. Rossi y su hijo resistieron atrincherándose en la cabina y se produjo un episodio violento que demandó la intervención de la Policía.

Casi dos horas después llegó al lugar la jueza de Faltas Marcela Cortés, y dispuso que el vehículo fuera liberado, mientras Rossi fue detenido un par de horas por su actitud hacia los inspectores y policías.

La funcionaria explicó que en un momento alguien aportó la documentación del vehículo, aunque persistieron los problemas porque el seguro era para uso particular cuando debía corresponder a transporte de pasajeros, pero entendió que en ese momento no estaba prestando ese servicio, por lo que no existía infracción. En cambio, la falta de Revisión Técnica Obligatoria no pudo ser subsanada, pero le concedió para eso un plazo de 72 horas. Y también pasó por alto la falta de la chapa patente trasera.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales denunció que Rossi agredió a los inspectores que pretendieron labrarle las pertinentes actas de infracción, y dijo que varios de ellos debieron ser hospitalizados. Y mencionó a Lidia Fernández, Beatriz Acevedo, Andrea Medina, Yamila Acevedo, Yanina Maidana, Daniel Gómez, Arieta Mendoza , Héctor Flores, Juan Fernández, Daniel Lezcano, Luca Javier y Sergio Zaniel, como algunos de los inspectores que sufrieron agresiones y hasta amenazas de muerte en el ejercicio de su función.

El dirigente criticó duramente la actitud de la jueza Cortés, a la que acusó de someter a los inspectores a “un careo con el delincuente para saber qué pasó”, cuando “lo que tenía que hacer era respaldar el accionar de los trabajadores que cumplían con su misión de sancionar a quienes violan las normas”.

Por otro lado, preguntó “por qué cuando cualquier vecino comete una infracción, la Municipalidad le secuestra el vehículo y lo manda al corralón, sin llore. Y después, porque es el Pelado Rossi le decreta el “siga, siga” y acá no pasó nada”.

“Esto no puede ser así”, dijo Sampayo, y exigió a los funcionarios municipales que decidan si van a aplicar la ley o si van a permitir el libre albedrío. “Ahora fue el Pelado Rossi, pero mañana va a ser un melenudo, un gringo, un negro, un chueco, un flaco, un gordo, y para cada uno van a tener un “pero” distinto”, se quejó.

Para el sindicalista, con actitudes como ésta, la Justicia de Faltas demuestra que no es necesario cumplir la ley, y deja a los trabajadores de Tránsito expuestos frente a los delincuentes. “Los inspectores ya no pueden salir a la calle con la cabeza en alto porque saben que en cualquier momento aparece un funcionario y los desautoriza”, graficó.

En el mismo tono, reprochó el silencio del intendente Jorge Capitanich. “No nos llamó ni dijo nada sobre este tema cuando debió ser el primero en hablar”, expresó.

Ante esta situación, anunció que presentará un pedido de audiencia para “que Capitanich diga si hay que hacer cumplir la ley o hay que dejarla pasar”, y le exigió: “El intendente tiene que dar el ejemplo y ser el primero en poner lo que hay que poner”.

Y, para completar, advirtió que “si persiste esta metodología, los inspectores se van a acantonar, desde el Sindicato lo vamos a apoyar, y no van a salir a trabajar”.

HDP NOTICIAS.-

Compartir