La vicepresidente de la Nación, Gabriela Michetti y las candidatas a Diputada Nacional de Cambiemos, Aida Ayala y Alicia Terada, visitaron la cafetería y panadería “Delicias para el Alma”, que es un emprendimiento laboral, coordinado por la Licenciada en Psicología Rocio Delssin, donde los dueños y protagonistas son personas con síndrome de Down.
La vicepresidente de los argentinos, Gabriela Michetti, durante su visita al local comercial expresó “estoy gratamente sorprendida con estos jóvenes por el recibimiento, una demostración de afecto que quiero destacar y la alegría que hay en cada uno de ellos es sorprendente”.
“Tengo un afecto especial hacia la gente de esta Provincia. Cada vez que vengo me sorprenden con algo nuevo y en este caso en particular ver como estos chicos llevan adelante un emprendimiento de estas características, la verdad que me emociona mucho”, resaltó Michetti.
“Los argentinos tenemos muchas cosas que nos deben motivar para seguir adelante y apostar al cambio. Tiene sentido trabajar para construir un país con inclusión, donde todos tengamos las mismas oportunidades, independientemente del lugar donde vivamos y el déficits que tengamos”.
“Desde el Gobierno que conduce Mauricio Macri, vamos a continuar implementando políticas de Estado en beneficio de todos. Tenemos la firme convicción de que los argentinos podemos nos merecemos vivir mejor cada día, pero por sobre todas las cosas dejar un país en desarrollo para las generaciones emergentes”, finalizó la vicepresidente de la Nación, Gabriela Michetti.
Inclusión
La candidata a Diputada Nacional, Aida Ayala, recordó el trabajo realizado desde el municipio y dijo “este lugar para mi es importante y tan preciado porque nos hacen rememorar cuando estábamos en la intendencia de Resistencia, donde estos chicos eran pequeños, pero ya los incluíamos a la vida de la comunidad”.
“Durante nuestra gestión municipal habían jóvenes que hacían pasantías en Ceremonial y Protocolo, y veíamos el esfuerzo y la pasión que le ponían al trabajo diario. A pesar de las dificultades estas personas continúan adelante con lo que se proponen. Como sociedad tenemos mucho que aprender de estos jóvenes y la verdad que reencontrarme con ellos es una caricia para el alma”, concluyó Aida Ayala.
Compartir