En el arranque de las negociaciones entre la Nación y las Provincias por las reformas impositivas, laborales y previsionales, al gobernador del Chaco: Domingo Peppo le tocó sentarse a la “derecha” del presidente Mauricio Macri.

La ubicación del Gobernador en la mesa presidencial aventó suspicacias y chanzas de todo tipo, y tranquilizó y preocupó por igual, según desde qué perspectiva se viera esa proximidad. Y hubo que darles el punto a quienes se empecinan en señalar la familiaridad de Peppo con el Gobierno nacional.

La discusión en serio agarró al Gobernador de gira por Europa y tuvo que ser relevado por el vicegobernador Daniel Capitanich, asistido por el ministro de Hacienda: Cristian Ocampo.

Se sabe que “el Dani” se mostró siempre lo más alejado posible de Macri al que, al calor de la tribuna, acusó de “genocida” y de “cagarse en los pobres” y “matarlos de hambre”.

Este jueves, al anunciar el acuerdo final y la firma del pacto fiscal que se enviará al Congreso, Macri estuvo flanqueado por su partidaria: la bonaerense María Eugenia Vidal, que ocupó el lugar de Peppo, y la peronista Lucía Corpacci, gobernadora de Catamarca.

A Dani le tocó una ubicación de las menos privilegiadas, muy lejos del centro de la escena. No sabemos si se alejó de Macri voluntariamente o fue relegado por el protocolo por su condición de vice. Pero, así y todo, apareció en todas las fotos de todos los medios nacionales junto al Presidente gracias al espejo ubicado en la cabecera de la sala.

FUENTE: HDP NOTICIAS.-

Compartir