El Gobernador dijo que cuando asumió la Provincia no tenía para pagar el aguinaldo, con todos sus ingresos destinados a salarios y empresas fundidas. Defendió la reforma previsional y avisó: “Yo también voy a decir mi verdad”.

La discusión por la reforma previsional propuesta por el Gobierno nacional en el marco del Consenso Fiscal firmado con la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y 21 provincias, incluido el Chaco representado por el vicegobernador Daniel Capitanich, abrió una grieta en el peronismo chaqueño.

De un lado: el gobernador Domingo Peppo con el argumento de la gobernabilidad y los beneficios fiscales para la Provincia, alentó a los diputados nacionales a votar la reforma. Y, por el otro, el intendente de Resistencia: Jorge Capitanich llamó a no dar quórum y, si no hubiera más remedio, rechazar el proyecto de “ajuste de Macri” del que entendía que los gobernadores eran “cómplices”.

Finalmente, las kirchneristas Analía Rach Quiroga y Lucila Masín siguieron a Capitanich, y Juan Mosqueda a Peppo. Y en el medio quedó Elda Pértile, que había prometido votar en contra pero cuando llegó la hora se abstuvo. Para el intendente, abstenerse y votar a favor es lo mismo: “5 de los 7 diputados chaqueños avalaron el ajuste”, acusó.

Pero este capítulo fue el pistoletazo de largada la anunciada y tan disimulada interna peronista, que, aunque con algunos achaques, había sobrevivido al año electoral.

El lunes, mientras Peppo viajaba a Buenos Aires para encontrarse con el Gobierno nacional, legisladores y gobernadores para darle el último impulso al proyecto, en la Casa de Gobierno su Gabinete, encabezado por el ministro de Gobierno: Martín Nievas, y el secretario general de Gobierno y Coordinación: Horacio Rey, fundamentaba la posición de la Provincia y defendía el Consenso Fiscal que ya había sido avalado por la Legislatura con la sola negativa del cristinista Daniel Trabalón, y Aurelio Díaz, del Partido Obrero.

Nievas fue el único que abrió la boca para adelantar los puntos más destacados de un documento que se divulgó ahí mismo.

Este martes, en el primer contacto con la prensa después de la sanción de la reforma impositiva, Peppo aprovechó para refrescar por primera vez esos aspectos que bien podrían describirse como “la pesada herencia” que le legó Capitanich, de la que tanto habló la oposición en los últimos dos años.

El 15 por ciento

Entre otras ventajas del Consenso Fiscal, el Gobernador destacó el plan para la devolución del 15 por ciento de coparticipación retenido indebidamente por la Nación desde 2008, cuando se reestatizó el sistema previsional. “Yo fui quién tomó la determinación de demandar a la Nación la devolución del 15 por ciento, mientras otros renunciaron a ese derecho”, dijo, en obvia alusión a la postura de Capitanich, que no se atrevió a tocar el tema durante los dos gobiernos de Cristina Fernández, alegando que el Chaco recibía mucho más que eso por otros conceptos.

Provincia inviable

“En 2015 me hice cargo de una provincia que no tenía para pagar el aguinaldo, y que tenía asignado el 100 por ciento de sus ingresos al pago de salarios, con 77 mil empleados”, dijo Peppo, y apuntó a sus antecesores: “Si comparamos, podemos ver que las últimas gestiones ingresaron más de 35 mil personas a planta”.

“Además recibimos las empresas de servicios públicos deficitarias y endeudadas. Secheep estaba destruída”, denunció, y destacó: “Nos hicimos cargo y hoy estamos llevando adelante una inversión constante, con mucho esfuerzo”.

Nos hicimos cargo de los juicios de los judiciales

Sobre el final de la gestión de Jorge Capitanich, en 2015, estallaron las sentencias de los trabajadores judiciales marginados de la ley de enganche, que significó dos mil millones de pesos para la provincia. “Ese es un tema que tiene que asumir el gobernador entrante”, había dicho el entonces gobernador, desentendiéndose de la cuestión.

Ahora Peppo le pasó factura, recalcando que la difícil situación fiscal de la Provincia impedía afrontar el pago de las sentencias, por lo que fue necesario solicitar a la Legislatura el aval para salir a buscar créditos. Y se diferenció: “Nos comprometimos a resolver ese problema que ningún gobernador había resuelto, y lo hicimos”.

Obras paralizadas

En este contexto de desfinanciamiento, Peppo destacó la reactivación de obras públicas, en convenios con la Nación, lo que permitió sostener el empleo. E hizo especial hincapié en la reactivación de la construcción del Segundo Acueducto del Interior que “llevaba más de un año y medio parado”.

Mosqueda y Pértile acompañaron a la provincia

Analizando la votación, Peppo destacó destacó a “quienes decidieron acompañar a la provincia”, principalmente la actitud de Juan Mosqueda, que votó a favor de la reforma previsional: “Mosqueda fue intendente, él sabe como yo lo difícil que es gestionar sin recursos, y por eso votó como votó”, dijo. Y también habló de Elda Pértile, que se abstuvo: “Ella hizo su aporte, se presentó a sesionar y tomó una decisión que respeto”, ponderó.

“También respeto la decisión de las diputadas que votaron en contra, ellas tendrán sus razones”, dijo sobre el rechazo de Rach Quiroga y Masín.

Es lindo hacer la fácil

“El Chaco y los chaqueños necesitan que le pongamos el cuerpo a nuestra responsabilidad; la otra es fácil”, disparó el Gobernador atendiendo a quienes lo acusaron de “traidor” por respaldar la iniciativa de la Nación.

“Ponerte del otro lado es fácil, lo difícil es hacerse cargo y asumir incluso el costo político de tomar decisiones, pero yo no me puedo quedar en la fácil porque mi obligación es buscar lo mejor para la provincia”, analizó.

Cuando hay plata todos agarran

Aunque sin dar nombres, Peppo también se ocupó de los intendentes que firmaron el documento contra la reforma previsional: Capitanich, Antonio Rodas y Pedro Maidana, entre otros.

“Yo fui intendente pero en 12 años jamás me llamaron para decirme: Quedate tranquilo, acá está la plata para el aguinaldo, como sucedió el viernes pasado cuando convoqué a todos los intendentes”, recordó.

“Todos se oponen a los acuerdos con la Nación, y rápidamente te llaman traidor y entregador, pero cuando la Provincia consigue la plata, todos agarran, nadie se queja ni dice que no”, les chantó a propósito de la distribución proporcional de 150 millones de pesos y otros 173 que llegarán en enero próximo.

Yo también voy a decir mi verdad

Peppo prefirió no profundizar en el tema ni hacer nombres propios cuando el periodista Matías Meza le preguntó sobre la abierta confrontación con Capitanich, amplificada por la reforma previsional. Sólo se limitó a definir que “el PJ siempre fue muy amplio y con una gran diversidad de posiciones y miradas”, pero pidió “tener en claro cuáles son los objetivos finales”.

“Respeto la posición de todos, pero yo también tengo que decir mi verdad, porque si no todo el mundo sale a decir que uno elige el camino más fácil, que está en la cómoda, cuando no es así. Los que eligieron la fácil son ellos”, remató.

HDP NOTICIAS.-

Compartir