Entre los familiares viaja de Campo Largo Demetrio Samuel Dworak que fue por su hermano Vladimiro Dworak nombre que lleva uno de los accesos de nuestra ciudad.

Vladimiro Dworak
Vladimiro Dworak

Son padres, hermanos y gente cercana a 90 soldados que habían sido enterrados como NN; al confirmarse sus identidades, en un viaje sin precedente colocarán placas recordatorias en las tumbas

Hay varios mensajes en el llanto de los familiares de los soldados argentinos caídos en las islas Malvinas. Hay lágrimas de tristeza y nostalgia, pero las hay también de incredulidad, ante una situación que tiempo atrás parecía imposible, y de alivio, después de que los deudos debieron soportar durante años el dolor de una herida abierta, alimentada por la incertidumbre en torno a la identidad de los hombres enterrados en el cementerio de Darwin. Y hay, claro, lágrimas de emoción, de las que llegan cuando se cierra una etapa que demandó mucha “sangre y sudor”, según dice Raquel Beatriz García, madre del soldado Daniel Alberto Ugalde.

El vendaval de emociones acompañará hoy durante todo el día a 214 familiares que viajarán a Malvinas para poner fin al extenso proceso de identificación de los cuerpos que surgió tras un acuerdo entre la Argentina y el Reino Unido. Instalarán por primera vez placas con nombre y apellido en las tumbas de 90 soldados que hasta ahora descansaban bajo la leyenda “soldado argentino solo conocido por Dios”.

Será una jornada intensa. Los familiares parten esta madrugada en tres aviones que irán y volverán en el día. En las islas participarán de una ceremonia en honor a los caídos y dispondrán de unas horas para dar cierre a una herida de la guerra que, casi 36 años después, reclamaba ser saneada.

Fuente propio y La Nación.-

 

Compartir