Connect with us

ACTUALIDAD

Con 138 votos, Diputados dio media sanción al Presupuesto

Published

on

Ahora se debatirá ahora en el Senado. El proyecto prevé caída económica del 0,5%, dólar a $ 40,10 e inflación del 23%. La oposición consiguió 103 votos. Hubo 8 abstenciones. Afuera hubo incidentes.

Tras una maratónica sesión, en la que no faltaron escándalos y momentos de alto voltaje, el oficialismo logró esta madrugada la media sanción del proyecto de Presupuesto 2019, al cabo de una jornada que estuvo teñida por violentos incidentes ocurridos fuera del Congreso.

Luego de más de 17 horas de debate, la iniciativa fue aprobada con 138 votos afirmativos, 103 negativos y 8 abstenciones y fue girada al Senado, donde se prevé que sea tratada en el recinto el 14 o el 21 de noviembre.

El proyecto prevé una caída de la actividad económica del 0,5%, una baja del 1,6% en el consumo privado y un desplome del 9,7% en la inversión, además de un dólar promedio de 40,10 y una inflación punta a punta del 23%.

En los dos proyectos de Presupuesto 2017 y 2018, el oficialismo había cosechado 177 y 165 votos respectivamente, con la ayuda del ala dialoguista de la oposición: este resultado marca un retroceso respecto de los consensos transversales alcanzados durante los dos primeros años de la era macrista.

La media sanción del Presupuesto definido como de «déficit cero» llegó en un momento oportuno para el Gobierno, ya que este viernes se desarrollará una reunión del directorio del organismo en la que se tratará la renegociación del acuerdo de endeudamiento, con la expectativa de que valide un nuevo desembolso de 7.100 millones de dólares para el Tesoro Nacional.

Además de los votos propios, el oficialismo sumó el aval de una porción del interbloque Argentina Federal (Justicialista y aliados), de Evolución y algunos monobloques, mientras que las bancadas que hicieron causa común para resistir el proyecto fueron el Frente para la Victoria, Red por Argentina, Frente Renovador, Unidad Justicialista y la izquierda.

La oposición casi logra frenar el inicio de la sesión pero finalmente se juntó un quórum apretado de 129 diputados y se habilitó el debate sesión, mientras afuera comenzaban a despuntar los estrépitos de las primeras corridas y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, que alcanzaron su pico de mayor tensión tres horas más tarde.

El clima de confrontación fue una constante desde el primer momento, cuando luego del discurso del miembro informante de Cambiemos, Luciano Laspina (PRO), un grupo de diputados del Frente para la Victoria desplegó banderas de Estados Unidos sobre el hemiciclo del recinto, y luego se acopló la diputada de Red por Argentina Victoria Donda al colocar allí una gigantografía de cartón de la directora del FMI, Christine Lagarde.

Laspina decidió enfocar su discurso en una crítica a los años de «descontrol fiscal» de los gobiernos kirchneristas, y pidió «no castigar al Gobierno que le tocó pagar los platos rotos de la fiesta populista».

El presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda desempolvó el discurso de la herencia recibida, al marcar que el kirchnerismo «dejó casi cuatro puntos de déficit» y un «legado» que fue «inédito», que incluyó una suba del gasto público «del 26 al 46% del PBI».

El primero en responder fue el diputado del Frente para la Victoria Axel Kicillof, que calificó de «fracaso absoluto» el Gobierno de Mauricio Macri, y rechazó que el oficialismo siga montándose en el relato de «la pesada herencia», cuando transcurridos tres años de gestión «empeoraron todo».

«Basta de excusas, llevan tres años de gobierno y rompieron todo», embistió el ex ministro de Economía, que alertó que el presupuesto para el año que viene es «de súper ajuste» que sólo va a «generar más recesión».

El diputado del Frente Renovador Marco Lavagna señaló que la economía del país se encuentra «en el medio de una fiesta populista financiera» que se va a tener que «pagar en algún momento», y en este sentido sostuvo que «no aplica más» el discurso de «la herencia» recibida.

Por su parte, el legislador del bloque Justicialista Diego Bossio sentenció que el Gobierno de Macri «fracasó» y vaticinó que «también fracasará este Presupuesto».

«Vinieron a decir que iban a resolver el tema inflacionario y vamos a tener la inflación más alta desde 1921. Iban a resolver la pobreza y cada vez estamos más lejos de la pobreza cero. Y sobre unir a los argentinos, miren lo que nos pasa en lo cotidiano en este Congreso», indicó.

Un rato antes, el recinto se había convertido en escenario de una trifulca que comenzó cuando varios diputados del FpV y de Red por Argentina se acercaron al estrado del presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, para exigirle que dictara un cuarto intermedio de la sesión hasta tanto cesara «la represión» de las fuerzas de seguridad contra manifestantes en las inmediaciones del Congreso.

Mientras Monzó cavilaba qué hacer, varios diputados se arremolinaron en una gresca que tuvo como protagonistas estelares a los legisladores del FpV Daniel Filmus y Leopoldo Moreau, y al jefe de la bancada del PRO, Nicolás Massot, quien desencajado quedó al borde de los golpes de puño y debió ser sujetado.

Otros discursos del debate

La diputada del Partido Obrero-Frente de Izquierda Romina del Plá opinó que «este presupuesto es un plan de guerra contra el pueblo, que redactaron en Washington y que imponen a los palazos».

Por el Movimiento Evita, Leonardo Grosso enfatizó: «Nos acusan de ser el Club del Helicóptero mientras vacían la plaza a los tiros. El único club del helicóptero que existe tiene a Mauricio Macri de presidente y a Lagarde de socia vitalicia«.

«Si aprueban esto se cae el país. Y vamos a estar todos con el corazón en la boca, pensando si se cae antes o después de la finalizción del mandato del actual Presidente», agregó.

El diputado del Frente para la Victoria Leopoldo Moreau alertó que si se aprobaba el Presupuesto, «se cae el país».

«Y vamos a estar todos con el corazón en la boca, pensando si se cae antes o después de la finalización del mandato del actual Presidente», agregó, tras lo cual aclaró que Unidad Ciudadana no pretende que Macri entregue el poder de manera anticipada.

«Ojalá este modelo económico neoliberal fracase rotundamente así esta sociedad no vuelve a repetir estas experiencias traumáticas que benefician a los grupos más concentrados. Pero acuérdense: van camino a llevar a la sociedad argentina a un colapso», advirtió.

Al momento de los cierres, el jefe de la bancada Justicialista, Pablo Kosiner, cuestionó el proyecto de Presupuesto pero justificó su voto positivo al esgrimir que de no aprobarse la iniciativa, se le estaría entregando al jefe de Gabinete, Marcos Peña, «la libre disponibilidad del 6% del PBI», lo cual a su entender configuraría «una irresponsabilidad».

La situación se tensó cuando diputados del Frente para la Victoria reclamaron parar el debate a raíz de los incidentes que tenían lugar en las inmediaciones del Congreso, donde la Policía lanzó gases lacrimógenos y balas de goma a los manifestantes que arrojaron piedras.

En medio de una pelea a los gritos, el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, pidió a los jefes de los bloques salir del recinto para calmar la situación y ver cómo continuar.

El proyecto presupuestario para el año próximo que se debate contempla una inflación anual del 23% en 2019, con un dólar de $ 40,10 en promedio y una caída del Producto Bruto Interno (PBI) del 0,5% y además del «déficit cero» en las cuentas públicas, prevé destinar el 70% de los recursos al gasto social.

Por pedido del propio Cambiemos, se acordó la ampliación de las partidas en $ 500 millones para el Conicet, el INTA y el mismo monto para el área de Cultura.

También se aumentó en $ 100 millones las partidas para el Sedronar, y en $ 900 millones para el programa de asistencia a la primera infancia, al tiempo que sumaron nuevas partidas para las políticas de género.

Otro cambio estuvo vinculado con las cooperativas, ya que se mantiene la exención de ganancias, pero se crea un impuesto al patrimonio para las cooperativas de mayor volumen económico.

También se incorporó al texto original la creación de un Fondo de Compensación al Transporte, que contempla “un mecanismo automático de distribución a las provincias” para afrontar los subsidios al transporte de pasajeros; e incluir a los fideicomisos de los proyectos de Participación Público y Privada (PPP) a las provincias con los mismos beneficios que la Nación, en relación a las exenciones impositivas para las obras que se encaren en los distritos del país, a la vez que se eliminaron las modificaciones al Código Aduanero contempladas en el texto original.

Desde la oposición, la mayoría de los bloques cuestionaron los plazos del oficialismo en debatir en el recinto el proyecto del Poder Ejecutivo y coincidieron en criticar las proyecciones contempladas en el texto.

El diputado radical Miguel Bazze dijo a Cadena 3 que «avanzaron hacia el dictamen de un Presupuesto responsable. A lo mejor hubiéramos querido un Presupuesto distinto, pero es el mejor que podemos aprobar», indicó.

«Los recortes vienen por otro lado; se ha hecho un esfuerzo importante, es un proceso de ahorro del Estado en gastos en los que se puede avanzar porque es importante que en Argentina asumamos que hay que reducir el déficit fiscal y se trabaja en el tema tributario», adelantó Bazze.

Informe de Ariel Rodríguez. Entrevista de Fernando Genesir.

CADENA 3.-

Advertisement

ACTUALIDAD

Fernández-Cristina: Cinco gobernadores respaldan, varios candidatos del PJ no se suman

Published

on

By

La mayoría de los precandidatos presidenciales del peronismo no kirchnerista recibieron la noticia de la fórmula encabezada por Alberto Fernández con extrema sorpresa, aunque también con indiferencia: la consideraron una decisión de «otro frente político» y «descartan de plano» futuras alianzas, según el Diario La Nación.

Así lo manifestaron el exministro de Economía Roberto Lavagna, de Consenso 19, y los precandidatos de Alternativa Federal, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y el jefe del bloque de senadores del PJ, Miguel Pichetto. El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, que no será candidato presidencial, también descartó alianzas con Cristina.

Quedaron así enfrentados al otro postulante de Alternativa Federal, Sergio Massa, que propuso “una coalición opositora amplia” y cuyos allegados aventuran un diálogo de unificación con el kirchnerismo.

Algunos gobernadores del PJ, en cambio, celebraron la nueva fórmula presidencial Alberto Fernández-Cristina Kirchner, y pidieron la unidad del PJ. Los gobernadores Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Juan Manzur (Tucumán), Sergio Casas (La Rioja) y Domingo Peppo (Chaco) celebraron la candidatura de Alberto Fernández y pidieron la unidad del PJ.

El entrerriano Gustavo Bordet, sin embargo, fue más prudente y prefirió esperar a las elecciones del 9 de junio en su distrito para tomar postura en algún sentido.

“Descartamos de plano cualquier acercamiento al kirchnerismo. Son decisiones que ha tomado otra fuerza política y no opinamos sobre la táctica de fuerzas adversarias”, dijo un allegado a Lavagna.

“Esto ratifica la importancia de este espacio centroprogresista, federal y democrático, que no está en ninguno de los extremos de la grieta”, aseguró. Otro operador de su intimidad reveló que “las tentaciones para llevarnos a uno u otro lado de la grieta existían. La semana pasada un sector hablaba de
la ampliación de Cambiemos, ahora esto”. Y agregó: “No pertenecemos a ninguno de los dos extremos de la grieta porque somos la antigrieta”. Lavagna seguirá con el armado de Consenso 19 y cree que se abre más espacio para una tercera candidatura.

Schiaretti convocó a una reunión con Lavagna, Massa, Urtubey y Pichetto. Mientras Massa decía este sábado que será el miércoles en esta capital, cerca de Schiaretti informaban que no hay fecha y lugar. Y Lavagna no recibió ninguna invitación.

“No hay reunión convocada”, dijeron cerca del exministro. Pichetto señaló que “Cristina Kirchner repite métodos, como cuando lo puso a Carlos Zannini, como vice de Daniel Scioli”. Y señaló que existen muchos dirigentes peronistas disconformes con la fórmula Fernández-Fernández, por lo que Alternativa Federal debe lanzar sus candidatos y propuestas “cuanto antes”.

En declaraciones al diario Clarín, señaló: “La noticia no me sorprende. Es una actitud dirigida a seducir al centro moderado, pero no lo va a lograr porque la centralidad sigue siendo ella”. “No creo que se sientan muy cómodos los intendentes del conurbano bonaerense ni los gobernadores peronistas”, aguijoneó el senador nacional.

Urtubey descartó la posibilidad de dialogar con Cristina Kirchner.
En su análisis, Urtubey agregó que “Fernández es menos de lo mismo y con ella de vice no hace más que dañar el supuesto gesto de renunciamiento. Cada vez es más claro que ahí no hay futuro”. Sobre el futuro en el peronismo, Urtubey señaló que “hablaremos a ver cómo sigue eso. Hoy hay que acelerar más que nunca”.

Por separado, Schiaretti prefirió no entrometerse en Unidad Ciudadana. “No opinamos sobre las decisiones de otra fuerza política. Estamos trabajando en Alternativa Federal, que va a tener representación en las próximas elecciones presidenciales”, dijo un allegado al gobernador de Córdoba. “Massa sabrá qué resolver, pero se acaba el tiempo de los coqueteos”, aseguró otro colaborador del cordobés.


Continue Reading

ACTUALIDAD

Milagro Sala fue condenada a cuatro años de prisión por el ataque a dirigentes sociales

Published

on

By

Se la acusó de haber sido la autora de un ataque a los dirigentes sociales Juan Carlos Maidana y Cristian Cesar Arias, alias «Luca», quien falleció en 2006

El Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Jujuy condenó hoy por unanimidad a cuatro años de prisión a la dirigente social Milagro Sala, al hallarla culpable del delito de «lesiones graves» contra otros referentes sociales jujeños en 2006.

La líder de la Tupac Amaru fue condenada por los jueces Ana Carolina Pérez Rojas, Claudia Cecilia Sadir y Mario Puig. Se la acusó de ser la autora, junto a otras personas, de un ataque a los dirigentes sociales Juan Carlos Maidana y Cristian Cesar Arias, alias «Luca», en un hecho ocurrido en julio del 2006 en una oficina del primer piso del Ministerio de Infraestructura y Planeamiento.

Los fiscales de Cámara Marcelo Cuellar y Diego Cussel habían solicitado una pena de 5 años y 4 meses de prisión en la audiencia llevada a cabo la semana pasada.

Previo a escuchar la sentencia, Milagro Sala se puso de pie y dijo ante el jurado: «No porque me dicten más años de sentencia el gobernador (Gerardo Morales) va a solucionar el hambre que hay en la provincia. Están equivocados. No tengo nada que ocultar y no hice nada malo. Esta pesadilla en algún momento se tiene que terminar».

La periodista Sabrina Roth contó que Sala también expresó: «Creen que porque me dicten más años de condena van a resolver los problemas de pobreza, trabajo o educación que hay en Jujuy. Donde yo estoy ahora van a estar ellos», en referencia al banquillo de los acusados y también a los funcionarios que la dirigente social denunció.

En 2006, el dirigente de la Corriente del Pueblo César «Luca» Arias estuvo reunido con el ex ministro Cosentini para tratar temas relacionados con los beneficios sociales que otorgaba el estado nacional. Fue en ese marco cuando se produjo el encuentro con miembros de la Tupac Amaru que le propinaron una feroz golpiza a él y al otro dirigente social mencionado.

En la misma causa fue dictada la falta de mérito del entonces ministro de Infraestructura, Luis Cosentini. El procesamiento de Sala había sido dictado por el juez penal Pablo Pullen Llermanos en el marco de las investigaciones de la causa por agresiones contra Arias, que algunos meses después llevaría a la muerte del ex dirigente social.

La Cámara había confirmado el procesamiento de Milagro Sala por el delito «lesiones graves agravadas por el número de participantes». Según se denunció, Luis Cosentini se habría retirado del lugar sin solicitar ayuda ni denunciar a los agresores, quienes dejaron a sus víctimas muy mal heridos, debiendo ser hospitalizados.

INFOBAE.-

Continue Reading

ACTUALIDAD

Imputan a Berni y a Capitanich por incumplimiento de los deberes de funcionario público en 2013

Published

on

By

La fiscal federal N°3, Graciela López de Filoñuk, imputó a tres exfuncionarios del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner por la falta de asistencia a Córdoba durante el amotinamiento de policías en diciembre de 2013.

Fuentes judiciales confirmaron a La Voz que se promovió una acción penal por supuesto incumplimiento de los deberes de funcionario público en contra del exsecretario de Seguridad, Sergio Berni; de la entonces ministra de esa cartera, Cecilia Rodríguez; y del exjefe de Gabinete, Jorge Milton Capitanich.

López de Filoñuk explicó que la imputación es «una promoción de acción penal» que llevó adelante la semana pasada a raíz de que los por entonces funcionarios nacionales «no habrían respondido a los llamados que hicieron en esos días tan aciagos desde el Gobierno de Córdoba».

La instructora señaló además que las imputaciones se sostienen a partir de los testimonios «de los jefes policiales, los ministros, la exvicegobernadora y desgraciadamente me quedó pendiente el testimonio de De la Sota«, quien se encontraba de viaje cuando se desencadenó el acuartelamiento.

«Había hablado por teléfono y habíamos convenido la fecha el 18 de octubre. Hablamos un día antes del accidente (en el que murió el exgobernador). Él me dijo muchísimas cosa y me dijo que sí (declararía ante ella)», afirmó la fiscal al programa Aquí Petete, por Mitre.

El juez federal N°3, Hugo Vaca Narvaja, ya receptó el requerimiento de instrucción de López de Filoñiuk y, en consecuencia, deberá llamar a indagatoria en Córdoba a los acusados.

EL ARRANQUE DE LA INVESTIGACIÓN

Hace un año, la fiscal abrió una investigación de oficio luego de que el actual legislador y exministro de Gobierno de Córdoba, Oscar González, declaró que el amotinamiento policial de fines de 2013 fue fogoneado supuestamente desde el Estado nacional.

«Intenté comunicarme con los funcionarios nacionales; nunca nadie me atendió el teléfono. Sólo conseguí hablar con secretarios. Recuerdo que el jefe de Gabinete era Jorge Capitanich; imposible intercambiar una palabra con él. Todo el día 3 estuve tratando de comunicarme», dijo González durante el juicio por el acuartelamiento de 56 policías.

«Sergio Berni era una especie de Rambo del tercer mundo. Era el encargado de la seguridad, todos lo sabíamos. Intenté comunicarme con él y no lo conseguí. Intenté comunicarme con (FlorencioRandazzo, ministro del Interior, no fue posible. Sólo logré comunicarme con la casa Militar de la Casa Rosada: le transmitimos la situación, quedó que nos iban a llamar», agregó en aquel juicio González.

Este miércoles, el abogado de los policías acuartelados, Miguel Ortiz Pellegrini, celebró en diálogo con Cadena 3 la imputación de los funcionarios. «Contribuye a la verdad y a no quedarnos en la anécdota: por acción y omisión, fundamentalmente, aquí hubo incumplimiento», dijo.

En mayo de 2018, un total de 52 policías fueron condenados por abuso de autoridad en el marco del acuartelamiento de 2013, durante el cual hubo cientos de saqueos en la ciudad de Córdoba y un muerto.

EL PODER POLÍTICO ESTUVO EN VILO

El acuartelamiento de 48 horas de la Policía de Córdoba el 3 y el 4 de diciembre de 2013 generó una ola de saqueos en toda la ciudad, que puso en vilo al poder político provincial.

El reclamo de los policías sorprendió al entonces gobernador José Manuel de la Sota en el exterior. Había partido en la madrugada del 3 de diciembre, casi en el mismo momento que los policías comenzaron a dejar de prestar servicios.

Por eso, desde el Centro Cívico se dijo en aquel entonces que la huelga fue «organizada», ya que arrancó en el mismo momento que el gobernador se ausentaba de la provincia.

Además de los daños económicos que generaron los saqueos en toda la Capital, la huelga policial produjo un fuerte sacudón político en la provincia, con connotaciones nacionales.

Luego de que los policías volvieron a trabajar, a los pocos días, el gobernador De la Sota produjo un profundo cambio en su gabinete, que terminó con el entonces jefe de Gabinete, Oscar González, y la ministra de Seguridad, Alejandra Monteoliva, fuera del gobierno.

El amotinamiento también alimentó el enfrentamiento entre el Gobierno provincial y el kirchnerismo nacional. El propio exgobernador José Manuel de la Sota acusó al Gobierno nacional de haber demorado el envío de fuerzas federales, con el objetivo de perjudicar su gestión.

Fuente: La Voz

Continue Reading

PUBLICIDAD

TENDENCIA

Copyright © 2003 - 2019 | Campo Largo Chaco | Registro de Propiedad Intelectual en trámite