Connect with us

NACIONALES

Salud mental: advierten que crecen de manera alarmante los eventos como los de “Chano” Charpentier

Especialistas piden abordajes desde la empatía. Rechazan el uso de armas durante la atención de estas situaciones. La pandemia agudizó la problemática.

Santiago “Chano” Moreno Charpentier continúa internado en la terapia intensiva del sanatorio Otamendi, próximo a la zona de barrio Norte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba). Ya sin respirador, los médicos buscan que el músico se recupere. Días atrás, el policía Facundo Nahuel Amendolara (27) le había disparado en el abdomen para “defenderse”.

¿De qué se defendía el efectivo policial? ¿Qué podría haber ocurrido si al exlíder de la banda de rock alternativo Tan Biónica lo hubiese asistido un equipo médico especializado? ¿La portación de pistolas Taser hubiera atenuado las consecuencias? Las preguntas ocuparon de inmediato el debate público.

Ahora la familia pudo explicar algunos puntos importantes. “Tuvo un cuadro de excitación psicomotriz, sólo es un enfermo en consumo y nosotros somos una familia desesperada pidiendo que lo internen”, dijo la madre del artista en diálogo con el canal TN, y negó que su hijo haya tenido un brote psicótico.

No obstante, los especialistas insisten en que las reacciones como las que protagonizó “Chano” Charpentier son mucho más frecuentes de lo que se cree. Según consta en el expediente que atiende el fiscal general de Zárate-Campana, José Luis Castaño, y que investiga el accionar policial, el artista no podía ser calmado.

CONDUCTAS

“La primera creencia por derrotar es comprender que las conductas en los humanos no siempre son voluntarias o se pueden manejar sólo con la voluntad o el consejo de terceros, incluidos los afectos más cercanos”.

El anterior es uno de los preceptos de los que parte el médico especialista en Psiquiatría y en salud pública Leandro Dionisio en diálogo con La Voz.

“Aquí es importante destacar que no estamos frente a un caso de esquizofrenia, pero sí probablemente a una psicosis producto del consumo de sustancias. También es necesario reforzar que, desde hace 20 años al menos, estos eventos vienen creciendo de manera alarmante”, sostiene sobre el episodio que atravesó el cantante. Dionisio es además jefe del Departamento de Salud Mental de la Escuela de Salud Pública de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC)

Sobre este tipo de situaciones, y sin hacer especificaciones puntuales ante el caso de Charpentier, el especialista dijo que estas situaciones no deberían suceder en caso de que la atención fuera oportuna, personalizada y continua. Y también explicó que estas son las condiciones de base declaradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“El sistema de atención en su totalidad aún no está preparado para responder de manera precoz, preventiva y oportuna a eventos clínicos o de emergencia como estos”, planteó Dionisio.

Además, el consumo de sustancias, explicó, viene creciendo desde hace 20 años “de manera sistemática y progresiva”. “Hoy se sabe que el deterioro del sistema nervioso que produce el consumo puede ser irreversible y que en muchas ocasiones termina generando cuadros psicóticos de difícil abordaje”, alertó el médico.

Por otra parte, sostuvo que frente a un cuadro de emergencia médico psiquiátrico siempre es necesaria la internación. “Las normativas deben colaborar en hacerlo oportuno, y no por estar vinculada a una enfermedad mental requerir de tanto tratamiento normativo que impida llegar a tiempo”, pidió.

El sistema de atención en su totalidad aún no está preparado para responder de manera precoz, preventiva y oportuna a eventos clínicos o de emergencia como estos.Leandro Dionisio, especialista en psiquiatría.

Sobre las condiciones generales de vida, el psiquiatra dijo que los indicadores demuestran un aumento considerable de estos cuadros, así como en trastornos por ansiedad y afectivos, durante la pandemia. “Sería importante actualizar el último informe epidemiológico nacional de 2016 sobre salud mental, ya que es indudable que toda la psicopatología de una u otra manera ha sido afectada con un mayor número de casos”, sugirió.

Pero, ante todo, el médico enfatizó una recomendación: “Es muy importante comprender que nunca se debería participar en una resolución de una emergencia psiquiátrica con arma en la mano”.

“La psiquiatría es una especialidad médica de alta complejidad que no debería ser contaminada con sesgos ideológicos que le impidan actuar con eficacia”, subrayó.

ATENCIÓN ESPECIALIZADA

Por su parte, la psicóloga con perspectiva de género y egresada de la residencia interdisciplinaria de salud mental, Noelia Benedetto, sostuvo que, ante una “situación de urgencia subjetiva en un usuario de salud mental”, se debería poder trasladar a un equipo de salud mental para que prestara atención.

“Ese equipo es el que va a hacer una evaluación que se denomina ‘de riesgo’, por la que va a determinar si hay presencia o ausencia de lo que se llama riesgo cierto e inminente. Es decir, el riesgo potencial de esa persona para sí o para terceros”, comentó.

A la vez, la profesional cuestionó que se hablara de “brote psicótico” ante casos como el del cantante. “Las personas no se brotan, no son ‘plantas’. Sí puede llegar a tener un episodio psicótico, y para abordar a cualquier persona que esté cursando una urgencia subjetiva lo que hay que prestar es una escucha contenedora, hablar con calma, con seguridad. No utilizar la empatía a modo de sarcasmo, o de burla”, explicó Benedetto.

Ante una situación crítica, dijo, lo recomendable es que haya cinco personas entrenadas para realizar una sujeción física. No obstante, la especialista aclaró que este tipo de intervenciones deben ser consideradas en última instancia.

En concordancia con lo demás, la psicóloga recordó que se debe respetar la condición de “sujeto de derecho” de los “usuarios de salud mental, tal como los reconoce la Ley de Salud Mental”. “Una persona puede tener un episodio psicótico, alguna vez, y eso no necesariamente va a virar en un diagnóstico de por vida. Las personas con abordaje en la comunidad pueden ser totalmente contenidas”, detalló.

Lo cierto es que los especialistas coinciden en rechazar el uso de armas. Pero, además, piden que los abordajes sean progresivos y que mantengan una concordancia con las necesidades de las personas. Y, finalmente, lo importante es que las intervenciones sean sostenidas en el tiempo. Desde ya, plantean, “un tiro no es terapéutico”.

LA VOZ.-

(Visited 9 times, 1 visits today)
Advertisement Este es el ejemplo de un texto alternativo