Mataderos municipales: denuncian que las "irregularidades son muchas y graves"

«Son peligrosas para la salud de la población y la mayoría no están regularizados», advierten profesionales del Senasa.
Los mataderos municipales que siguen trabajando en la provincia presentan muchas irregularidades que, según lo analizan profesionales del Senasa, son peligrosas para la salud de la población.
En el caso de los mataderos de los municipios, los cuestionamientos sobre las condiciones en las que trabajan recaen sobre las autoridades locales. El servicio de sanidad nacional, el Senasa, tiene injerencia sobre los frigoríficos habilitados categoría tipo A, con tránsito federal y posterior exportación.
«Los frigoríficos mataderos categoría B que habilita la provincia y los C, que son autorizados por la provincia pero los administra el municipio, los tienen que controlar la autoridad sanitaria competente», aclaró el veterinario Bernardo Medina, coordinador de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria del Senasa región Chaco- Formosa.
MATADEROS NO REGULARIZADOS
El profesional, con posgrado y maestría en calidad e inocuidad alimentaria, asegura que «la mayoría de los mataderos municipales no están regularizados. La sociedad debe tomar conciencia de a quién se beneficia cuando se habilita la faena municipal, se debe considerar si el beneficio es para tres o cuatro carniceros, mientras que el municipio está perdiendo plata y calidad en la salud de la población», cuestionó.
El responsable de inocuidad y calidad agroalimentaria en la regional del ente sanitario, con veinte años de trabajo con el rubro de los frigoríficos, con dureza asegura que «son muchas las irregularidades que ocurren en los mataderos que siguen funcionando».
En la enumeración de esas situaciones se contemplan ‘la contaminación de los efluentes, los lugares inadecuados donde se procesan las menudencias, la ausencia de cámaras de frío, el transporte de la carne en las cajas térmicas de las camionetas pero sin refrigeración, la falta de ropa reglamentaria para los operarios y de agua caliente‘.
COMPROMISO POLÍTICO VERSUS SALUD
«Las irregularidades son muchísimas y es necesario dimensionar su gravedad», mencionó Bernardo Medina, haciendo un llamado a los intendentes y las autoridades, ya «que deben entender que son lugares que no pueden funcionar si no están en carácter de hacerlo».
‘Si no reúnen las condiciones, por un compromiso político no se debe habilitar y poner en riesgo la salud de la población‘, reclamó contundente. ‘El tema se debe poner sobre la mesa de discusión y ver cómo trabajamos las habilitaciones municipales y provinciales‘, indicó Medina.
El profesional referente de inocuidad y calidad de los alimentos en el Senasa Chaco – Formosa, agregó que ‘en las recorridas técnicas por las comunas las intendencias piden recomendaciones para poner en condiciones los espacios, pero se debe partir de la base de que casi ninguno tiene siquiera cámara frigorífica. «Las falencias existentes se deben abordar políticamente y tomar las definiciones que corresponden», remarcó.
EJECUTAR O NO MEDIDAS
«No quieren ejecutar medidas y entonces ganan cuatro o cinco carniceros que no invierten en nada para el cuidado sanitario del vecino, con un matadero que está siempre en las mismas malas condiciones y un municipio que pierde plata‘, aseguró. El coordinador del Senasa Chaco – Formosa de inocuidad y calidad agroalimentaria entiende que ‘la solución es hacer un trabajo en equipo, interinstitucional, analizando lo que es factible».
DIARIO NORTE.-