El conmovedor mensaje de Esteban Bullrich a los jóvenes: "Vivimos en un país que no podría ser mejor"

El exsenador Esteban Bullrich compartió una emotiva «Carta Abierta a los Jóvenes de mi País» en sus redes sociales. Con un mensaje contundente y a la vez conmovedor, el mensaje no tardó en viralizarse.
Todo predispone a la escucha atenta. Esteban Bullrich grabó el mensaje en el living de su casa. El exministro de Educación grabó el video con una remera blanca con la leyenda «la vida es hoy» que expresa sus valores y es un símbolo más de su trabajo para promover las investigaciones que permitan una mejor calidad de vida a las personas que padecen esclerosis lateral amiotrófica (ELA), enfermedad por la que fue diagnosticado y decidió renunciar al su banca en el Congreso en diciembre de 2021. En el clip hay imágenes de su álbum familiar que refuerzan el mensaje.
Su mensaje, inspirador para cualquier persona que lo escuche, fue pensado para un público particular: los jóvenes que viven en Argentina y hoy -en un momento de crisis e inestabilidad- solo pueden vislumbrar un futuro incierto. «Sé que quizás estés considerando dejar tus raíces, probar suerte en otro lado. Que estás cansado, frustrado y que te está costando encontrar un horizonte acá», comienza diciendo Bullrich en su carta abierta.
Y entonces adelanta algo de lo que dirá en los próximos minutos: «Antes, dejame que te cuente algo de mi. En 2002, yo tenía un buen cargo en una multinacional argentina. Estaba casado y esperando a nuestra primera hija, Luz. Todo andaba encaminado. Pero algo me hacía ruido. Quería dejarle a Luz un país mejor que el que me había tocado a mi. Mi abuelo me decía que no me meta en política. Por suerte no le hice caso».
La carta abierta sigue con un salto al presente: «Ahora tengo cinco hijos. Todavía no puedo decir que logramos el país que quiero para ellos, pero no me arrepiento un segundo de mi decisión. Vivimos en un país que no podría ser mejor», sentencia de forma clara lanzando una premisa que podría ser debatida por muchos. Y enseguida aclara: «Pero perdimos la confianza en nosotros mismos y sin confianza no podemos construir. Argentina es una decisión».
Acto seguido, Bullrich -cuyos mensajes siempre resultan tan conmovedores como inspiradores- expresó: «El pasado no determina lo que viene y el futuro depende de lo que hagamos hoy”.
“Y si hay algo que me enseñó la ELA es que la vida es hoy. El mañana es esperanza y yo quiero seguir trabajando por mi país. Más allá de las limitaciones y que ya no ocupo un cargo político, hay miles de cosas que sí puedo hacer y cuando las hago desaparece la angustia. No te voy a mentir: cuando uno se involucra, se enfrenta a muchas dificultades que casi siempre son impredecibles», aconsejó el exsenador a los jóvenes.
Entonces sí, lanzó sus consejos: «Te aconsejo que las enfrentes. Tené en claro quién sos y quién querés ser. Mantené el foco y tené siempre presente que lo que soñaste sigue estando ahí. No es fácil, pero por suerte no estamos solos. Aunque a veces se sienta así, tenemos que aprender a pedir ayuda. Cuando bajamos la guardia y elegimos el diálogo con quienes piensan distinto, se abre un mundo de posibilidades infinito”.
“En política, las buenas ideas no tienen dueños, tienen beneficiarios. No hay revoluciones tristes ni revoluciones solitarias. Y por eso te necesitamos. Tu mirada fresca es muy valiosa. Estás en contacto con la realidad, con tus valores y con tu identidad. Sos genuino. Sos parte de una nueva generación que busca la unidad”, dijo Bullrich consciente de que el futuro del país lo construyen los jóvenes de hoy.
Sabe que para muchos la única esperanza es irse del país y está convencido de que esa no es la solución. Por eso insistió: “No aflojés. Ningún éxito personal supera la satisfacción de contribuir una pequeña parte de un éxito colectivo. Si tenés ganas de aflojar, me llamás. Siempre voy a tener una palabra de aliento. Siempre. Les dejo un abrazo lleno de amor y esperanza en ustedes, en Argentina”, concluyó.
MDZ.-