Hospital Materno de Córdoba: la jefa de enfermería dio escalofriantes detalles y aseguró que es un “genocidio de bebés"

Una enfermera del Hospital Materno de Córdoba es la principal sospechosa y se espera que las pericias determinen si los bebés tenían exceso de potasio en sus cuerpos.
El Hospital Materno de Córdoba está pasando por un momento delicado ya que desde marzo muchos bebés mueren repentinamente y nadie hace nada. En las últimas horas la supervisora de enfermería clasificó la muerte de cinco bebés como un genocidio. “Tengo pruebas de que un niño se quemó o lo quemaron. Hay una ‘mano negra’ y espero que la Justicia haga justicia por estos nenes que nada tienen que ver”, contó Gladys Edith Ríos. En este caso, la Justicia cordobesa abrió una investigación para saber por qué murieron los bebes y la principal acusada es una enfermera de la institución.
Lo que particularmente llama la atención es que, según Gladys, los recién nacidos se encontraban en buen estado de salud y sus madres también, por lo que no pudieron haber fallecido por causas naturales. Con respecto a la sospechosa, resta confirmar si cometió un error involuntario o si se trató de crímenes intencionales. El fiscal a cargo de la investigación en Córdoba es Raúl Garzón, quien sostuvo que se trabaja sobre varias hipótesis: “Mala praxis, homicidio o negligencia” y otra línea investigativa diferente habla sobre un “virus hospitalario”.
Como una de las primeras medidas procesales el fiscal realizó un allanamiento en el Hospital Materno de Córdoba dondé recopiló e incautó historias clínicas de los fallecidos. También incorporará a la investigación documentación sobre los empleados y otros documentos de gran utilidad y rigor para la causa. Garzón detalló que cuentan con los resultados de las autopsias realizadas a los primeros bebés fallecidos. Estos resultados están siendo analizados por el cuerpo de médicos especializados para recopilar más datos que sumen a la investigación.
Los familiares de los bebés están deseperados y piden que se haga justicia para que esto no le pase a ningún niño más. “Nos dijeron que le había dado dos paros cardiorrespiratorios, no sabían decirnos qué pasó ni explicarnos”, explicó la abuela de una de las víctimas. Además, contó que el parto no había sufrido ninguna complicación y cuando nació su nieta, las enfermeras se la llevaron para revisarla pero nunca imaginó que a las horas le avisarían que la bebé había fallecido.
La100.-