El gol del chaqueño Copetti no alcanzó: San Lorenzo le ganó 2 a 1 a Racing

San Lorenzo se impuso por 2 a 1 ante Racing en un clásico vibrante por la Liga Profesional. En el Cilindro de Avellaneda, el Ciclón leyó bien cómo debía jugar en el segundo tiempo y con los cambios consiguió un justificado triunfo. Juan Ignacio Méndez y Andrés Vombergar gritaron para la visita, mientras que el chaqueño (oriundo de Presidencia Roque Sáenz Peña) Enzo Copetti firmó el empate parcial para el dueño de casa, que sufrió las expulsiones de Fabián Chancalay y Leonardo Sigali por expulsión.
La Academia asumió la iniciativa a partir del buen pie de sus mediocampistas y la agresividad habitual. Y el Ciclón, precisamente, trabajó para evitar que fluyera, con dos volantes centrales más preparados para el corte, orden para que todos sus hombres pasen la línea de la pelota sin la posesión y la disposición para el juego físico. Ya con el balón, apostó a crecer desde Barrios o Cerutti, y con la proyección de los carrileros. Así, solo un cabezazo de Copetti tras un centro de Moreno llevó peligro al arco de Batalla, en el contexto de un duelo cortado.
La tónica del encuentro no se modificó: el Ciclón hizo bien la mitad del trabajo, la obturación de grietas para impedir pelotas filtradas, ante un rival que fue el que más intentó. En ofensiva casi no inquietó. En consecuencia, las emociones no abundaron. Apenas un rechazo del arquero Arias que dio peligrosamente en el cuerpo de Bareiro y un mano a mano de Rojas, en el que remató desviado, pero el paraguayo estaba en offside.
Cada entrenador hizo su lectura en el entretiempo. Gago apostó con cambiar la dinámica del medio y apostó por Alcaraz y Chancalay. Insua entendió que le iba a costar progresar por bajo y que Vombergar podía darle peso ofensivo y pivoteo, en lugar de Barrios.
El partido le dio la razón al Gallego a los 6′ del complemento: el ex Los Andes aguantó y Juan Ignacio Méndez firmó el 1-0. Encima, a los 10, Chancalay pisó a Giay, tras lo cual el árbitro Espinoza, tras revisar la acción en la pantalla, decidió expulsarlo.
Pero le duró poco la alegría al CASLA. Es que Racing no se corrió del plan, siguió buscnado con paciencia y halló el camino del gol a los 19′ en una mandada de Moreno, quien abrió para Mena. El chileno sacó el centro y Copetti cobró: 1-1.
Sin embargo, otro movimiento de piezas del DT azulgrana lució acertado: la entrada de Maroni fue últil para el aprovechamiento de los espacios que dejó el dueño de casa. Dos veces lo tuvo Bareiro (primero con una gambeta larga a Arias y el remate que tapó Mura en la línea; luego con un tiro que dio en la base del palo). Y a los 26′, el atacante guaraní, de despliegue generoso, peinó para el ingreso de Vombergar, que metió el pie justo, se marchó mano a mano y definió con clase: 2-1.
Insúa volvió a apelar al banco para sumar un defensor (Luján) y así defender la ventaja. Consiguió que no le llegaran, y además Racing quedó con nueve por la expulsión de Sigali (también a instancias del VAR, por un planchazo a Bareiro).
El Albiceleste dejó el corazón, y con un par de arremetidas asustó a su adversario. Al mismo tiempo, en otra corrida de Vombergar, Maroni mano a mano se topó con el achique de Arias. Y tras 9 minutos de adición, San Lorenzo celebró ante Racing tras siete años. Y se acomodó en la tabla de posiciones: alcanzó la línea de los 23 puntos, a seis del líder Atlético Tucumán, y a dos de la clasifiación a la próxima Copa Sudamericana.
La Academia, por su parte, decepcionó. Y dejó pasar otro tren para pelear por el título.
Infobae.-